Doris Gutiérrez luce su vestido color azul.
in ,

El vestido de Doris Gutiérrez se asemeja a uno de la reina Isabel, dice modista hondureña que lo confeccionó

Una joven sencilla y soñadora. Así es Ana Ruth González, quien diseñó y confeccionó
el vestido que utilizó la designada presidencial, Doris Gutiérrez, durante la toma de posesión presidencial.

Tiene 31 años, nació en Tegucigalpa y reside en la colonia Flor del Campo. Es madre de dos niños, esposa, hija y además una pedagoga a la que, a pesar de amar su profesión, un día que empezó a buscar un empleo se le cerraron muchas puertas.

Por eso decidió tomar la llave del emprendedurismo y buscar nuevas oportunidades en la confección. Ahora disfruta con pequeños y grandes trazos de tela que se imponen con grandes prendas de vestir.

Su gran imaginación le ayuda a crear. Se sienta, comienza a enhebrar en el ojo de su máquina de coser y a presionar el pedal se ha dicho. No hay quién la frene en sus objetivos.

Ana heredó el amor por la confección, porque desde muy pequeña vio a su madre vivir y criarse de ello. Desde allí le quedó ese interés por diseñar, confeccionar y dejar a un lado su profesión.

En una entrevista con tunota comenta su historia como mujer emprendedora. La primera opción que tuvo para desarrollarse como modista fue en una boutique, donde trabajó prendas para altas personalidades del país.

Sin embargo, le tocó sumarse a la lista de los hondureños desempleados por la pandemia del covid-19 y ahora trabaja en su propia casa, esperando a sus clientas con su mejor aliada: una máquina de coser.

Lea esta información en nuestra versión PDF:

Lea: Doris Gutiérrez revela quién confeccionó su atuendo para la toma de posesión de Xiomara Castro | Tu Nota

Entrevista con modista de Doris Gutiérrez

¿Por qué usted fue elegida para hacer el vestido que lució doña Doris el día de la toma de posesión?
Yo tengo una tía política y un día me dijo: “Su trabajo es de excelencia”, y como ella es amiga de muchos años de doña Doris me dijo: ¿Qué le parece si le hace el vestido a doña Doris?… A mi tía le hice un vestido y quedó impactada de cómo en poco tiempo había perfeccionado la técnica.

Entonces, me dijo: “voy a contactar a doña Doris para que sea usted quien le haga el vestido”, y yo acepté.

¿Cuánto cobró por el vestido y cuánto tiempo le llevó confeccionarlo?
Fue un traje que mi tía y yo se lo obsequiamos a doña Doris Gutiérrez. Se lo dimos con cariño, porque doña Doris es una persona de buen corazón. No pagó nada. Lo hice en tres días y me tardé porque estuve mal de salud. Yo busqué que la moda fuera acorde al evento especial, algo histórico para Honduras y para ella.

Yo le dije: “Doña Doris, me parece que es un evento único y no sé si quiere que sea una chaqueta con vestido o algo ejecutivo”, y me dijo: “Yo lo dejo todo en tus manos”. Le encantó la moda; se la buscamos con mi tía.

¿Cuál fue su mentalidad cuando inició ese trabajo?
Solo pensé que tenía que hacer el mejor trabajo que he hecho todo este tiempo. Lo hice con todo mi corazón. Me sentí agradecida con doña Doris por confiar en que yo le podía hacer su vestido. Fue gratificante que doña Doris me haya elegido para hacerle el vestido que usaría ese día.

¿Por qué eligió ese color de vestido?
Vimos un vestido que usó la Reina Isabel, entonces a ella le encantó y me dijo que le buscara exactamente ese tono.

¿Cómo es doña Doris como clienta?
Es muy amable, le da apertura a los demás. Yo a ella nunca la había visto, solo por televisión y cuando la ví, me saludó y no fue exigente.

¿Cuál fue la reacción de doña Doris cuando vio su vestido listo?
Yo no la ví porque estaba súper ocupada. Trabajé con las medidas que ella me dio. Ella no vino a tallárselo a la casa, solo vino a que le tomara las medidas. Ni siquiera vio la tela, solo me dijo: “Yo te lo doy este trabajo a ojos cerrados. Confío en tu trabajo” (…) y con eso me dio un peso de responsabilidad, la cual estuve dispuesta a asumir porque sabía que Dios me iba a guiar.

No hay palabras para describir la alegría que siento, la satisfacción al saber que yo hice el trabajo guiada por Dios. Sé que fue un vestido que llenó el corazón de doña Doris y me llamó para agradecerme.

Me siento honrada que haya elegido mi trabajo y a ojos cerrados. Significa que cree en el trabajo que se hace en Honduras.

¿La vio cuando entró al estadio y comenzó a bailar?
Cuando la ví entrar al estadio estaba nerviosa porque yo no fui a tallárselo y estuve pensando: ¿Le habrá quedado bien?… Es algo que cada modista necesita saber y ese día estaba emocionada y esperando verla. Cuando la ví me sentí tan tranquila, porque su actitud combinó con el vestido. Eso fue mejor que cualquier costo que pude haber
tenido.

Reina Isabel II con vestido azul.

Lea: Héctor Acosta “El Torito” canta en la Plaza 4 Culturas de la UNAH previo a conferencia de Cristina Fernández de Kirchner | Tu Nota