El valioso hondureño, Daniel Vijil, en una de sus actividades con las que ayuda en Honduras.
in ,

Daniel Vijil: ‘Mi amor por Honduras ya no es platónico, quiero hacer algo por mi país’

Daniel Vijil, es un joven hondureño que hizo sus estudios universitarios en la Universidad de Loyola, Nueva Orleans, Estados Unidos logrando el título en Economía y Finanzas. 

Y, aunque Vijil comentó a tunota positiva que tuvo oportunidad de quedarse en Estados Unidos para hacer su vida, sintió un compromiso de regresar a Honduras para contribuir con el país. 

Con oportunidades en el país extranjero y la posibilidad de una vida tranquila el joven compartió con tunota.com lo comprometido que se sintió con Honduras de regresar para aportar un cambio en Honduras. 

Lea: Héctor Laínez en tunota positiva, un físico e ingeniero hondureño que innova en la ciencia de los datos

“Al inicio y posiblemente antes de entrar a la Universidad, me visualizaba viviendo en Estados Unidos, posiblemente no toda mi vida, pero sí una gran parte y aprovechar las oportunidades que hay allá que son muchísimas. Fue al final de mi carrera, diría yo, el último año y medio, donde eso cambió”, recordó Vijil. 

Oportunidades

Mencionó sobre la migración de miles de hondureños. “Así como muchas personas tienen que irse del país por necesidad, yo sentí como que estaba en el polo opuesto”.

Asimismo, explicó que no critica a los compatriotas que se van, pues cada quien coloca en una balanza las necesidades.

“Aman su país, dicen que en Nueva Orleans está la comunidad más grande de hondureños en Estados Unidos, yo conocí muchos que aman al país, que extrañan a Honduras pero que no pueden regresar, pues no tiene las condiciones”.

Además, reiteró: “No vengo aquí porque quiero vivir una vida tranquila, puedo venir aquí y tratar de contribuir. Sentí una obligación y la convicción de venir no solo fue una decisión moral. Yo amo a mi país”.

Construir una mejor patria

Y ese compromiso de Daniel Vijil de aportar sus conocimientos a Honduras nació de conocer el privilegio de poder estar en el país, sin embargo, reconoció que lo aprendido en el extranjero es para construir una mejor patria. 

“Estudiar dónde yo estudié, me enseñó cosas nuevas y aprendí a conocerme a mí mismo. Había cosas que me gustaban y otras no; eso es algo que le agradezco a la Universidad de Loyola que es una Universidad Jesuita”, comentó el joven hondureño. 

Loyola College of Business Awards and Reception 5.10.19 Phtoto: Tyler Kaufman/©2019

Y es que según explicó Daniel Vijil, los jesuitas son como un sector de la iglesia católica, muy reflexivos, filosóficos.  

Un líder siempre

También, el valioso hondureño comentó que durante su tiempo como estudiante, destacó como vicepresidente de la Asociación de Estudiantes Internacionales de la Universidad de Loyola, cuyo objetivo es que todos los estudiantes internacionales mantengan su identidad. 

De igual forma, narró lo que vivió en una ocasión, al convivir con compatriotas.

“Tuve la oportunidad de conocer varios hondureños en Nuevo Orleans, a través de la asociación, y, hay una experiencia en particular que para mi es la mas bonita de todas”.

Continuó diciendo que en una ocasión, convivió con una amiga de Haití, la que le dijo que el próximo evento que harían ya tenían las beneficiarias listas y eran de una asociación de inmigrantes.

Donde, recolectarían dinero para poder ayudar a los nuevos inmigrantes, para que se puede ayudar en su hospedaje y sostener mientras consiguen trabajo”, recordó el joven.

Vea: Jose Solís en tunota positiva, el primer catracho que escribe sobre teatro en el New York Times

Un vínculo

“La sorpresa fue que cuando nos reunimos con estas señoras en las oficinas, las miro y digo: ‘estas señoras son hondureñas’ y cuando empezamos hablar me doy cuenta por acento y la forma de hablar que sí lo eran y una de ellas me lo confirmó, añadió a su relato con una sonrisa en el rostro.

“Yo estaba alegre, por todo lo que ellas hacen y a la vez conmovido, pues uno siente que ayuda pero no es lo suficiente. Hicimos un pequeño vínculo, pudimos ayudar porque tiene sus emprendimientos como hacer pupusas. Para mi fue impactante, porque hay personas que se desvían del camino bueno porque quieren”.

Daniel Vijil en sus actividades universitarias resaltando sus raíces catrachas. Foto: Daniel Vijil.

Un joven con ambición en la política para cambiar Honduras 

Daniel Vijil relató que siente interés por participar en política, no solo por bienestar propio, sino porque a través de proyectos sociales en los que ha participado, como Milenio. HN y Operación Frijol, su amor por Honduras creció más. 

“Claro, sí tengo interés en la política (…) amo la política, es la profesión para cambiar vidas. Desde hace 2 años y medio mi vida cambió, cuando empecé a trabajar en el Milenio, mi amor por Honduras se transformó; ya no solo es platónico, sino que quiero hacer algo por mi país” aseguró. 

Según el economista hondureño, se pueden hacer mil cosas, desde cada trinchera, por ejemplo: los profesores que hacen una noble labor de formar generaciones, los médicos que han demostrado su valor en medio de esta crisis de la pandemia, el periodista al decir la verdad a la población de lo que está pasando en el país.

Sin embargo, Vijil afirmó que “solo los políticos podrán hacer los cambios que necesita este país”. 

“Tengo que involucrarme en la política, porque es el escenario más alto al que deben aspirar los hondureños para poder mejorar la vida de la población”, continuó.

Daniel Vijil ejerciendo su derecho al voto. Foto: Daniel Vijil.

Como joven ¿Tiene alguna propuesta? 

“Mi propuesta primeramente es la sostenibilidad, porque En Honduras existe este problema. Hay un libro que me gusta, que habla respecto al tema, porque el país se construye para corto plazo, no para largo plazo, pues no tenemos una visión para 30 años o 50 años para adelante”.

Lamentó que, “no se han tomado las decisiones de impacto para estar prevenidos contra desastres naturales y pandemias, se busca personas expertas en el tema o con los conocimientos en el área”.

Además, el joven economista cuestionó si ¿En Honduras se están haciendo los proyectos pensando a largo plazo para diferentes ciudades?

“A largo plazo para poder planificar, tenemos que ser sostenibles. En la educación, cambiar los programas e invertir en docentes, infraestructura y todo lo que compete. Por otra parte, es necesaria la participación de todo el mundo, para creer en las instituciones del Estado”.

Para lograrlo, hay que crear maneras para que todo el pueblo se involucre en las actividades del país, y se pueda salir adelante; asimismo, hay que darle participación a la gente, cuando esta participa, se da cuenta de todos los problemas que existen en el país, muchas veces juzgan sin darse cuenta porqué se hizo, o ¿Cómo se invierte el dinero?”.

También expresó, que la solución exacta para solucionar todos los problemas del país, no la sabe, pero sí se pueden encontrar maneras para involucrar a los ciudadanos en diferentes actividades, comenzar a amar más país y estar enterados de lo que está pasando en él.

Daniel Vijil regalando mascarillas durante la pandemia en Honduras. Foto: Daniel Vijil.

Incidencia de personas

En materia económica, tunota.com le consultó a Daniel Vijil si hay incidencia en que personas que no son economistas lideren las áreas económicas del gobierno, a lo que respondió: 

“Existen inconsistencias, hay gente que no es experta en temas económicos, pero tienen sus conocimientos y también sucede en salud y educación; generar confianza debe ser de las prioridades del actual y todos los gobiernos”, respondió.

De igual forma, se refirió a que en honduras hay mucha gente con capacidad para cualquiera de estos roles, pero, ‘se le dan a las personas más afines’ y eso manda un mal mensaje y genera rechazo en la población.

“Si vos traes una persona independiente, que no es a fin partido político y con experiencia, genera confianza. En el caso de Honduras es un tema de confianza y credibilidad, el clientelismo político es dañino para para el país, porque hay personas que no hacen nada es un gasto público, sin embargo, en el gobierno hay mucha gente capacitada, y no podemos ser cínicos al decir que no hay gente que no trabaja”, explicó.   

Su opinión sobre las ZEDE 

El economista también brindó su opinión sobre las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), y opinó que, aunque el fin de estas es el desarrollo, converge con la opinión de los juristas, en que estas zonas incumplen ciertos principios.

“El fin o propósito mercadeado de las ZEDE es el desarrollo económico de Honduras. Sin embargo, según los expertos en materia de Derecho Constitucional, las ZEDE y su proceso de creación incumplen, o han incumplido, con ciertos principios y normas de la Constitución de la República de Honduras”, indicó

Y agregó que, “estas infracciones a la Constitución son contradictorias para el fin o propósito de las ZEDE, ya que el desarrollo debe ir de la mano del respeto al Estado de Derecho”.

Señaló que es difícil hacer un pronóstico, pues, “más allá de lo antes mencionado, creo que por la alta politización del tema es muy difícil hacer un pronóstico sobre el impacto económico de las ZEDE. El futuro de estas parece ser incierto, cosa que viene a profundizar la inseguridad jurídica del país”.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.

Una ruta de mejora

Además, con su conocimiento, el joven dio a tunota positiva una ruta que Honduras debería cursar para mejorar. 

“Debemos promover una cultura de respeto al Estado de Derecho y a la institucionalidad, para desarrollar una idea colectiva de apego a las leyes y normas que nos permitan vivir en paz”.

Asimismo, Daniel Vijil agregó que “Debemos reconocer el compromiso cívico de los individuos, que nos llama a cada uno a hacer nuestra parte en la construcción de un mejor país, basado en la capacidades y pasiones de cada hondureño, entendiendo que es la suma de las partes lo que crea un resultado, y por ello, será la suma de nuestras contribuciones individuales el destino de nuestro país”.

Y sobre todo, el joven promesa de la política hondureña dejó un consejo para la juventud de Honduras y así animarles a buscar más allá de las respuestas de los grandes problemas que el país atraviesa.

“No busquemos respuestas, sino busquemos cuales son las grandes interrogantes de nuestra época, aquellas preguntas sobre los incesantes problemas de nuestra sociedad. Escojamos entonces, entre estas interrogantes, ¿Cuál es la que más nos inquieta o genera curiosidad?, y ahí sí, prosigamos a trabajar en la búsqueda de sus respuestas, o aun mejor en la construcción de sus soluciones”.

A la vez, dijo que es importante mencionar, que por ningún motivo se debe permitir que la juventud hondureña se extinga, sin haber ilusionado con un proyecto para cambiar el mundo, porque solo los que creen que pueden cambiarlo, logran hacerlo.

Daniel Vijil en uno de sus tantos proyectos de ayuda a comunidades hondureñas. Foto: Daniel Vijil.

Mensaje Positivo a los jóvenes 

En su mensaje final, Daniel Vijil, siendo un joven, se refirió a la juventud del país, con un mensaje alentador.

“No se ha perdido la esperanza, si yo supiera que se había perdido, me voy. Creo que hay miedo y desconfianza, nos sentimos defraudados e impotentes, (…) un montón de jóvenes tenemos esperanza y buscamos la manera de levantar cualquier profesional si este no cree que en el país no hay esperanza”, expresó Vijil.

Añadió que “hay dos vías por donde podemos ir: uno, es el sendero de cinismo y otro, el de la responsabilidad compartida. Hace unas semanas salí en -el programa- Frente a Frente y dije una cosa: ‘todo lo que no se ha hecho de arriba para abajo, es de hacerlo de abajo para arriba; nos toca a nosotros intervenir y hacerlo’”. 

“A los jóvenes, olvídense de quién ha generado problemas y dejen de quejarse y busquen cómo solucionar problemas. Se necesita de Jóvenes que generen impactos. Vamos por el camino de hacer las cosas nosotros, hay una oportunidad de expresarnos y dar a conocer nuestra opinión”, concluyó.

Aquí el video de la amena entrevista con tunota.com donde también habla de la labor social en Honduras con diferentes proyectos como Operación Frijol y Milenio_hn:

Además: Economista Roberto Lagos en tunota positiva: ‘quiero contribuir con la academia en Honduras y en decisiones de políticas públicas’