Libertad de prensa y expresión en Honduras.
in

Por estas razones, leyes y estadísticas es que se considera a Honduras uno de los países más peligrosos del mundo para ser periodista

Honduras es considerado uno de los países más peligrosos para desempeñar el trabajo de periodista.

La falta de libertad de expresión y prensa que existe en este país centroamericano es una de las principales razones según según los datos de las Naciones Unidas y otras instituciones de derecho y sociedad civil.

Por tanto, la intimidación, despidos, huida forzosa a otros países y en los casos mas críticos, la muerte, son los escenarios mas frecuentes para los comunicadores que desarrollan o cubren un suceso de alto riesgo.

De acuerdo con los informes de la Comisión Nacional de los Derechos humanos (Conadeh), desde el 2001 al 2017 hubo la muerte violenta de 75 personas vinculadas a los medios de comunicación.

Cabe mencionar, que del 2001 al 2008 se reportó el fallecimiento de una persona por año relacionada a los comunicadores sociales. Sin embargo, para el golpe de Estado del 2009, en contra del expresidente Manuel Zelaya Rosales, aumentó a cuatro asesinatos.

Posteriormente, el número de asesinato continuó en aumento quedando registrados de la siguiente manera: 2010 (4), 2011 (6), 2012 (9), 2013 (6), 2014 (10), 2015 (11), 2016 (4) y en el 2017 (7).

Es decir, que durante el primer periodo presidencial del actual mandatario hondureño, la muerte de los periodistas aumentó en un 43 por ciento ya que desde el 2014 al 2017 hubo 32 fallecidos. En el 2018, no hubo muertes según Conadeh.

En el 2019, Honduras apareció entre los países de América Latina como uno de los más peligrosos para los profesionales informativos en el informe anual de Reporteros sin Fronteras (RSF).

Según RSF, en ese año hubo la muerte violenta de dos periodistas en Honduras y otros fallecidos que no se incluyeron en las estadísticas porque aún se estaba revisando.

Para el 2020, se reportaron tres decesos y para lo que va del 2021, no hay registro de muertes.

Según la comisionada nacional de los Derechos Humanos en Honduras, Blanca Izaguirre, las condiciones de inseguridad para los periodistas siguen presentes independientemente del gobierno en que estén.

Lo anterior, se debe a que el Estado no se ha preocupado por garantizar el derecho a la libertad de expresión, explicó.

“El derecho al acceso a la información pública, libertad de prensa y de expresión, son derechos reconocidos por la Constitución de la República. Creo que lo que ha pasado es que las legislaciones que se han aprobado no se han armonizado de acuerdo a los estándares internacionales”, opinó Izaguirre.

Cabe mencionar que en el 2020 el Conadeh recibió 45 denuncias interpuestas por periodistas, de ellas, diez fueron por la libertad de expresión. Mientras que en lo que en lo que va del 2021, hasta mayo, se han registrado 14 quejas y de estas 6 son por violar el derecho antes mencionado.

En la imagen la sala de redacción del diario Proceso Digital en Tegucigalpa (Honduras). EFE/ Gustavo Amador /Archivo

¡Deterioro y debilitamiento!

De acuerdo con el expresidente del Colegio de Periodistas Honduras (CPH), Dagoberto Rodríguez, la libertad de prensa ha tenido muchas limitaciones y no se ha fortalecido durante el gobierno del actual mandatario hondureño.

“Lo que ha habido es un debilitamiento de la libertad de expresión a través de leyes que limitan este ejercicio, opinó Rodríguez.

Por ejemplo, el artículo 335B, el cual causó polémica porque criminalizaba la labor del periodista al considerarse como terroristas a quienes públicamente o mediante los medios de comunicación enaltecieran o justificaran el delito de terrorismo.

Sin embargo, dicho artículo quedó derogado al publicarse en el Diario Oficial La Gaceta en el 2018, tras la lucha que realizó el Colegio de Periodistas de Honduras.

También, citó el artículo 229 al 234 del nuevo Código Penal, en el que se refiere a delitos contra el honor y en ellos se criminaliza la libertad de expresión en el país.

Asimismo, habló sobre la Ley de Secretos Oficiales, entre otras.

“Hasta febrero de este año (2021) habían al menos 54 comunicadores y periodistas que interpusieron denuncias ante el mecanismo de protección por ser objeto de amenazas, intimidaciones… para censurar la labor de los periodistas”, aseguró.

Asimismo, dijo que durante los últimos 10 años en los que se incluye el mandato de Hernández, ha habido un aumento considerable de asesinatos, intimidaciones y amenazas a los periodistas.

El hermano del periodista hondureño asesinado Luis Almendares habla a los medios el 28 de septiembre de 2020 en el ministerio Público de Tegucigalpa (Honduras). EFE/Humberto Espinoza/Archivo

Sin embargo, expresó que en el mandato del expresidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa se presentaron las muertes más emblemáticas de periodistas.

Libertad de prensa en medio de la pandemia del covid-19

En medio de la pandemia del covid-19 se presentaron varios actos de corrupción por parte de algunos funcionarios que supuestamente se encargarían de velar por la salud del pueblo hondureño.

Por ejemplo, la compra de siete hospitales móviles que hizo el exdirector de Inversión Estratégica Honduras (Investh-H), Marco Bográn, por más de 47 millones de dólares, caso por el que guarda prisión preventiva junto al exfuncionario, Alex Moraes.

Según Rodríguez, fue una falta de transparencia por parte del gobierno el prohibir en su momento el ingreso de los periodistas a los hospitales móviles, intentando cubrir uno de los casos más polémicos del país.

Impunidad en la muerte de los periodistas

Por su parte, la coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en Honduras, Alice Shackelford, expresó que Honduras es uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas.

Un grupo de comunicadores sociales exigiendo que no haya censura en la libertad de expresión y prensa. Foto: EFE.

“Los y las periodistas de Honduras se enfrentan a riesgos serios y obstáculos para realizar su trabajo… Según el observatorio de la Unesco 44 periodistas han sido asesinados en honduras desde el 2003 y de ellos el 70 por ciento siguen en impunidad”, informó Shackelford.

A pesar de que en Honduras existe un sistema de protección para los defensores de los derechos humanos, periodistas y operadores de justicia, las Naciones Unidas busca fortalecer dichos sistemas al saber que “son muy deficientes”.

Un diálogo entre las autoridades del Colegio de Periodistas de Honduras y el gobierno, el fortalecimiento del sistema nacional de protección a defensores de los derechos humanos, periodistas y operadores de justicia, son algunas de las soluciones que propone la representante de las Naciones Unidas para que se respete la libertad de prensa en el país.

También, dijo que se debe fortalecer una cultura de paz y tener un enfoque al rededor de mujeres periodistas que están siendo acosadas mediante su trabajo virtual, opinó.

¿En dónde pueden acudir los periodistas que están siendo intimidados por personas que quieren coartar su libertad de prensa y expresión?

Un grupo de comunicadores sociales exigiendo que no haya censura en la libertad de expresión y prensa. Foto: EFE.

Los periodistas y comunicadores que sufran algún tipo de intimidación pueden presentarse a la Comisión de los Derechos Humanos o abocarse al mecanismo de protección para los defensores de los DDHH, la Secretaría de los DDHH, el Colegio de Periodistas y otras organizaciones de sociedad civil.

Algunas denuncias interpuestas al Conadeh por periodistas y personas relacionadas a los medios de comunicación

En el año 2017 el periodista y presentador de Canal 6 de San Pedro Sula, Víctor Manuel Pineda, fue secuestrado por varios hombres fuertemente armados cuando salía de su casa.

Luego de varios días desaparecido, logró escapar tras el descuido de uno de los secuestradores. Las autoridades lograron atrapar a dos de los implicados en el delito.

En ese mismo año, el camarógrafo de “Marte TV” del municipio de Comayagua, David Matute, denunció que cuando cubría una manifestación un miembro del ejército bajó su cámara porque estaba grabando la detención de un manifestante.

Después las autoridades intentaron subirlo a la patrulla y le solicitaron que borrara lo que grabó o le quebrarían su cámara. Al final gracias a la intervención de otros comunicadores Matute no fue detenido.

Además: En impunidad la muerte de 87 periodistas y comunicadores sociales en Honduras, denuncian defensores de derechos humanos