Maldonado quedó en libertad por falta de pruebas en su contra.
in ,

Pastor hondureño arrestado por agresión sexual en Estados Unidos rompe el silencio

El pastor hondureño, Gregorio Maldonado, arrestado hace dos días en Houston, Texas, acusado de agresión sexual contra una mujer, rompió el silencio y dio sus primeras palabras tras salir de la cárcel Fort Bend, adonde había sido trasladado.

En sus declaraciones, Maldonado aclaró que “la prueba” que está atravesando es producto de inventos y difamaciones en su contra.

“Estoy aquí porque soy un hombre que camina en luz, no tengo nada que esconder”, expresó el evangélico en una transmisión en su perfil de Facebook.

Maldonado, de 44 años de edad, aseveró que será la única que vez que tocará el tema por el cual lo denunciaron en Estados Unidos, “soy un hombre que ama el silencio”.

El caso

Este pastor hondureño aseguró que una familiar de su esposa fue quien se encargó de difamarlo y denunciarlo, “por asuntos de sed de venganza”.

“Fueron a la Policía, pusieron una denuncia, estuve allí por unas horas. Gracias a Dios, si aquí no te pueden comprobar algo, te dejan libre”, explicó.

En ese sentido, Maldonado detalló que, tras este hecho, tiene un caso pendiente ante la justicia estadounidense, “estará ahí por unos meses, pero, ‘aquí estamos en guerra’”.

De igual manera, solicitó a la congregación de su iglesia Casa Maan no ceder ante las críticas en su contra, “ustedes y yo estamos para sembrar el bien y no el odio”, recomendó a sus seguidores.

“Yo soy un hombre que camina en luz, por eso estoy aquí dando la cara, han querido destruirnos, pero estamos aquí de pie”, puntualizó.

Sobre su captura

Maldonado, arrestado en el Condado de Harrys en Houston, Texas, fue liberado unas 24 horas después de su captura.

Según las autoridades estadounidenses, Maldonado podría enfrentar hasta un año de cárcel y deberá pagar una multa que supera los 4 mil dólares, en caso de ser hallado culpable.

De interés: EE.UU.: Detienen a pastor hondureño sospechoso de agresión sexual contra una mujer