Carlos Trujeque viajó desde su natal México para reencontrarse con su novia en Argentina. Foto: Instagram/viajandoand0.
in , ,

¡Todo por amor! Mexicano recorre en bicicleta varios países latinos hasta llegar a Argentina para reencontrarse con su novia

El mexicano, Carlos Trujeque, de 27 años ha sorprendido a la prensa internacional y usuarios de redes sociales al dar a conocer su historia, y es que, decidió salir de Puerto Vallarta, México, desde el 1 de noviembre de 2020, únicamente para reencontrarse con su novia argentina.

Al conocer su historia, en diferentes entrevistas, brindadas a medios de comunicaciones latinos, que lo abordan durante su paso por el país respectivo, los que logran conocerla, lo tachan de loco, pero el justifica el amor que tiene por Agustina.

Lea: Hombre fue descubrió la infidelidad de su pareja un día antes de su boda; se casó con su exnovio

La chica de Mar de Plata, Argentina que le cautivó, y conoció hace cuatro años, pero, por la pandemia, llevan meses sin verse en persona.

“Este viaje me define a mí como persona, una persona que sale de su zona de confort, una persona que lo que tiene pensado lo logra”, dijo.

Vendió todo

También, mencionó que, para emprender ese viaje extremo, donde conduce únicamente su bicicleta y un par de bolsas que contienen lo básico y necesario, tuvo que vender todo lo que tenía, y lo hizo en plena pandemia.

Hizo este viaje de esta forma porque en Argentina no había acceso en las fronteras y quiso acercarse vía tierra poco a poco.

Historia

Se conocieron en Málaga, España, en 2016, ella es kinesióloga, él administrador de empresas, fue un viaje de escuela, así empezó todo, detalló.

“Viajamos por Europa, después vine a la Argentina, ella voló a México y así estábamos hasta que llegó la pandemia, por eso es que vendí todo y salí”.

Ella no creía que estaba emprendiendo ese viaje, a pesar de que le avisó un mes y medio de anticipación.

Carlos pretende llegar a Córdoba el 30 de septiembre, y ahí encontrarse, estar unos días y luego viajar a Mar de Plata.

“Nunca había acampado tanto tiempo, el camino te prepara física y psicológicamente. A veces descanso dos veces al mes, la gente es muy solidaria, la que menos tiene es la que más te da, me ofrecieron calzados, comida y plata”.

Ha recorrido la mitad de México, Guatemala, Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Argentina.

“En Colombia estuve cerca de agarrar un vuelo directo para Argentina, pero después decidí seguir”, añadió.

Además: ¡Impactantes imágenes! Mujer en patineta muere atropellada en Los Ángeles