La pobreza es un problema complejo, con multiplicidad de factores que le hacen ver como un fenómeno casi imposible de erradicar.
in , ,

Los pobres y la pobreza

En los últimos años, a nivel latinoamericano, los sectores políticos y económicos han ido paulatinamente eliminando de su glosario de propuestas la frase “reducción de la pobreza” sustituyéndola inteligentemente por la de “mejoramiento en las condiciones de vida” seguramente convencidos, al igual que muchos, que es imposible eliminar un flagelo que como la pobreza está cada vez mas arraigado y cimentado en nuestras sociedades.

Conceptualmente se refiere a la condición socioeconómica de un importante sector de la población que no puede acceder a los recursos suficientes para atender sus necesidades básicas de alimentación, vivienda, salud, educación y agua potable entre otros que le permitan un adecuado nivel de vida.

La pobreza es un problema complejo, con multiplicidad de factores que le hacen ver como un fenómeno casi imposible de erradicar, cada país la vive y experimenta a su manera, consecuentemente los gobiernos debe poner en vigencia programas sociales que permitan suavizar un tanto el impacto que en las personas tienen la escasez, la indigencia y la presión a la que diariamente se ven sometidos.

VEA: El poder de la violencia y la violencia del poder

En los países hoy considerados en vías de desarrollo (antes del tercer mundo) la pobreza es el resultado de factores como la exclusión social, la marginación, la segregación y se ve agudizada por las altas tasas de desempleo que no permite a las personas acceder a los recursos necesarios y los pocos que se generan no son suficientes para alcanzar condiciones mínimas de subsistencia.

Es aquí donde entran en conflicto de interés las teorías de quienes por un lado dicen que mediante el crecimiento económico de los países, movido por la productividad, es posible reducir los niveles de pobreza y por otro, hay quienes plantean que ante la marcada desigualdad económica y social es preferible invertir más en educación y asistencia sanitaria y nutricional para favorecer en parte las condiciones de vida de las nuevas generaciones

¿Es posible erradicar la pobreza? 

No es una tarea fácil, organismos como el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han pronosticado que para alcanzar las metas de desarrollo humano al 2030 los países mas pobres deberán ser parte de un proceso en el que se busca sacar de la línea de pobreza al menos a un millón y medio de personas por semana durante los próximos años.

Para esto los gobernantes deben tener una visión amplia y clara de la problemática y estar en la disposición de aportar soluciones concretas,  actuando con transparencia en el manejo y la inversión de los recursos estableciendo las bases para que las estrategias y programas tengan el seguimiento adecuado.

 Uno de los pasajes bíblicos que más me ha hecho reflexionar sobre este tema es la declaración de Jesús en el evangelio de Mateo 26:11 cuando anuncia a sus discípulos que “a los pobres siempre los tendréis con vosotros, pero a mi no siempre me tendréis” refiriéndose no solo a los de aquella época, también a los de los siglos venideros.

¿Qué es lo primero que viene a la mente al leer estas palabras?

Seguramente habrá muchas interpretaciones, lo cierto es que desde los inicios de la humanidad y la comunión del hombre en sociedad, siempre existieron y existirán  los que tienen acceso a todo, los que tienen algunos recursos para satisfacer ciertas necesidades y los que definitivamente no tendrán posibilidad de nada.

Como en la época de la cita bíblica, hoy en día existen los que se aprovechan y benefician de los recursos en nombre de los pobres y los que dicen estar interesados en mejorar las condiciones de vida de las personas gastando recursos millonarios en obras que nunca llegaron a las comunidades, o lo que es peor, desviando el dinero a invertir para otros fines muy particulares.

@aldoro/aldoromerohn@gmail.com

ADEMÁS: ¿Es Honduras ingobernable?