Kevin Castejón con una de sus obras y disfrazado de Spider Man para sus obras sociales. Fotos: cortesía.
in

Kevin Castejón, hondureño multifacético: es pintor, tatuador, abogado y el ‘Spider Pobre’ que hace obras sociales

Kevin Castejón es un joven ceibeño de 28 años con una historia de superación digna de admirar, pues es multifacético y desde donde se encuentra siempre busca la forma de ser proactivo, sobre todo en el arte y la ayuda social.

Es un apasionado por el fútbol. Desde sus primeros años de vida se mostró como un niño inquieto, que no creció con sus padres biológicos, pero sí con personas que le enseñaron buenos principios y le apoyaron en sus sueños, mencionó a tunota.

Es padre soltero de dos niños y una niña, también ejerce su profesión, es abogado.

Kevin Castejón con sus hijos. Foto: cortesía.

Lea: Galileo Medrano, pintor muralista que desea levantar el arte en Honduras

Pintar para sobrevivir

Kevin Castejón comentó que sus inicios en la pintura fueron para sobrevivir, pues en secundaria pintaba y vendía las obras.

Fue autodidacta, siempre inspirándose en otros artistas locales y hasta la vez, continúa aprendiendo del amplio mundo del arte, pues no estudió en una escuela especializada, la inspiración y los diferentes estados de ánimo respaldan su talento.

El arte llamó su atención. 

Kevin Castejón
Kevin con uno de sus murales. Foto: cortesía.

“Con el arte se puede hablar a los demás sin decir una palabra; protestar sin inspirar a la violencia; quejarte del sistema sin necesidad de violentar un derecho a la población; el arte es poder”, comentó.

Es el único artista en su familia y ha sido un artista luchador, ante las diferentes necesidades que ha afrontado en el camino.

Para Kevin Castejón, “la inspiración es como esa luz intrínseca que todos tenemos dentro los estados de ánimo; si estás muy feliz, pintas bien; si estás enojado sacas la cólera en tu pintura; si estás tristes también reflejas eso de manera sublime en tus obras de arte”.

Kevin Castejón en su faceta como maestro de arte de niños, trabajo que hace de forma gratuita. Foto: cortesía.

Como pintor ha participado en diferentes eventos, pero destacó algunos, y este fue en un concurso en Santa Bárbara, donde ganó el primer lugar representando su ciudad.

También, participó en un evento de muralismo, en Copán, donde estuvieron artistas colombianos, mexicanos, salvadoreños y catrachos. Fue un evento de mucho aprendizaje.

“Cuando uno se esfuerza puede callar muchas bocas y así fue, me subestimaron mucho, pero me esforcé y callamos bocas sin decir una palabra”, añadió el artista.

Tatuando para ayudar a otros en navidad. Foto: cortesía.

Arte en piel y Spider Pobre

También es reconocido como tatuador, incluso, en sus redes sociales hay algunos trabajos que ha realizado.

“El tatuaje también viene de la mano con la pintura. Todos los días se aprende y no se pueden cometer errores, como borras en la piel de un cliente”, dijo entre risas.

Su formación en esta rama también ha sido empírica. Se dedica a leer mucho, ver tutoriales en internet ser autodidacta y practicar.

Otra faceta digna de admirar de Kevin Castejón es su personaje Spider Pobre, un personaje dedicado a ayudar al prójimo, detalló.

“Bajo este personaje se realizan varias actividades donde se recolectan víveres para las personas de escasos recursos, también para llevar juguetes el día del niño a las bordas de los ríos y a los hospitales. En navidad también se procura llevar alegría a distintos lugares de La Ceiba”, explicó.

“Nunca dejen de seguir el sueño de ser artista, aquí es válido cometer errores, de ellos aprendemos. Abramos los ojos y veamos los colores de oportunidades que el arte puede dar, porque no se necesita ser un experto para ser un gran artista”.

Kevin Castejón. Artista hondureño.

Agregó que tiene más proyectos actualmente, es maestro de arte de los niños de la ciudad, de forma gratuita y también da clases de arte a los privados de libertad de la granja penal.

Dentro de sus proyectos a corto, mediano y largo plazo está crear una escuela de artes plásticas para incentivar y formar jóvenes. “Para que vean que del arte sí se puede vivir, soy ejemplo de ello”, concluyó.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.

Además: Claudia Zablah, apasionada por las letras y brindar ayuda con sus libros; su tercer libro fue presentado en París