El verdadero Jeffrey Damher en su juicio.
in ,

¿Se arrepintió? Estas fueron las últimas palabras de Jeffrey Dahmer en su juicio

El caso del asesino serial Jeffrey Dahmer, que fue condenado a 15 perpetuas por sus crímenes en Milwaukee, Wisconsin, Estados Unidos, está volviendo a resurgir en redes sociales por susdantescos crímenes.

Y es que Dahmer asesinó a 17 adultos y niños entre los años 1978 y 1991. Sus crímenes incluían la necrofilia y el canibalismo, sin embargo, en el último día de su juicio, aseguró que siempre quiso estar muerto.

“Nunca quise la libertad. Francamente quise estar muerto. Quiero decirle al mundo que lo que hice, no lo hice por motivos de odio. No odié a nadie. Sabía que estaba enfermo, era malvado, o ambas cosas. Ahora sé que estaba enfermo”, empezó diciendo el estadounidense.

“Para terminar, solo quiero decir que espero que Dios me haya perdonado. Sé que la sociedad nunca podrá perdonarme. Sé que los familiares de las víctimas no me perdonarán lo que les hice. Prometo rezar todos los días, para pedirles perdón y para que el dolor desaparezca alguna vez”, continuó.

Por último, dijo: “si pudiera volver atrás para devolverle la vida a sus personas amadas, lo haría. Lo siento mucho, me merezco lo que me pasa por lo que hice”, finalizó.

Sobre Jeffrey Dahmer

Jeffrey Dahmer, también conocido como “El Caníbal de Milwaukee” es considerado como uno de los asesinos más perturbadores en la historia de los Estados Unidos.

Dahmer nació en 1960 como parte de una familia de clase media tradicional de Wisconsin, pero se dice que rápidamente comenzó a mostrar una extraña fascinación con todo lo que tenía que ver con la muerte, coleccionaba los cadáveres de pequeños animales que encontraba cerca de su casa.

Te puede interesar: ‘Dios, no dejes que este carnicero me mate’: Victima de Jeffrey Dahmer cuenta el terror que vivió

Su padre dijo en una ocasión, según el sitio All That’s Interesting, que Jeffrey estaba “extrañamente fascinado” por el sonido que hacen los huesos al chocar.

El joven comenzó a acumular más y más víctimas, siguiendo el mismo método de conocerlas en bares, llevarlas a casa y asesinarlas en un lugar más “privado”.

Eventualmente fue arrestado por abusar de un niño de 13 años, sin embargo, pasó poco tiempo en prisión y al salir volvió a tomar su rutina de asesinar a hombres.

El Caníbal de Milwaukee acumuló 17 víctimas (y guardó algunos de sus cráneos y trofeos como recuerdo). Además, se sospechaba que tenía un ritual el cual consistía en consumir partes de sus víctimas.

Vea: 4 canciones que mencionan a Jeffrey Dahmer y hacen referencia a los actos que cometía