in

¿Haz escuchado sobre El Restaurante Robótico?

Una startup británica, Karakuri, ha presentado un sistema robótico que prepara comida saludable sin desperdiciar materia prima y con la máxima seguridad, de acuerdo con las necesidades higiénicas derivadas de la pandemia de la Covid-19. La intención de los responsables de esta organización es que su uso se extienda por todo tipo de establecimientos: restaurantes, hoteles, supermercados, buffets, etc.

El DK-One permite elaborar platos fríos o calientes simultáneamente. Lo hace de un modo personalizado, atendiendo a varios clientes a la vez. La precisión de las porciones que sirve es absoluta. No en vano, con este robot, se garantiza el control de cada ingrediente, de sus nutrientes y calorías. Los usuarios del DK-One pueden realizar sus pedidos a través de diversas vías, por ejemplo, por teléfono o con una tableta instalada junto al robot.

El personal de los negocios que lo utilicen no tendrá que interactuar entre sí, lo que minimizará el riesgo de contagio de coronavirus u otras enfermedades entre empleados o consumidores. Los fabricantes han tenido en cuenta igualmente los estándares sobre separación de alérgenos. Resulta de lo más sencillo seguir el proceso en todo momento, incluyendo los minutos de cocción, la temperatura a la que se cocina cada uno de los componentes, sus respectivas fechas de caducidad.

La máquina se mantiene limpia todo el día, para que siempre pueda estar operativa, incluso en los restaurantes más concurridos y en las horas de mayor afluencia de público. El presidente de la compañía, Barney Wragg, señala que, antes de acometer este reto, sus investigadores estuvieron mucho tiempo conversando con los compradores potenciales, para conocer al detalle sus gustos y preferencias.

Con este “restaurante robótico”, agrega el empresario, “podremos demostrar cuál es nuestra visión para el futuro de los alimentos”, en especial, considerando “los desafíos que está trayendo la pandemia” a esta industria. Por ahora, Karakuri continúa con sus pruebas en sus instalaciones de Hammersmith, en Londres. Esta startup nació en febrero de 2018, auspiciada por Founders Factory y, en solo un par de años, ha conseguido en enorme prestigio.