Un tutor podrá fortalecer las debilidades que deja la dislexia y mejorar la calidad de aprendizaje de los niños. Foto: Shutterstock.
in ,

¿Cómo identificar y ayudar a un niño con dislexia?

La dislexia en niños afecta la capacidad para reconocer y manipular los sonidos del lenguaje.

Los niños con dislexia tienen dificultad para decodificar los sonidos o las palabras nuevas de ese sonido, tienden a confundir las palabras.

Lea: Conoce la función de un reloj con GPS para la seguridad de los niños

Generalmente las palabras que más confunden es la P con la Q, la B con la D al igual los números, los escriben al revés. El tres lo escriben al revés, el cinco lo confunden con el tres, explicó a tunota la pedagoga Diana Palma.

También puede dañar lo que es la lectura, la escritura y la ortografía, y pueden pronunciarlas de una manera no correcta, añadió.

“Hay que recalcar que las personas con dislexia tienen una inteligencia y visión normal, solamente que ellos tienen la sensación o la percepción de que las letras se les mueven, y eso, al momento de estudiar, se les dificulta y va afectando su motivación”, detalló.

Se refirió también al valioso papel que juegan los padres, cuando su hijo es diagnosticado con dislexia, pues las palabras que esto digan serán determinantes.

Si se expresan ideas de que la culpa del problema es del niño, eso afectará más de lo pensado, por lo que se debe apoyar y buscar la ayuda efectiva para que el niño se desarrolle bien y esto no le impida ser alguien productivo.

Ayuda de expertos

Palma lamentó que son pocos los padres de familia que indagan sobre lo que podría estar afectando a su hijo, en cuanto a las dificultades para aprender.

Por lo que pidió que estén atentos a los niños, busquen apoyo de especialistas y se le apliquen exámenes que arrojen lo que verdaderamente pasa con el niño.

“Ahora es muy común que existan profesionales que se dedican a esas áreas. El niño puede hacer su vida general y escolar normal, siempre y cuando se tenga un apoyo extra de un tutor. Los papás pueden apoyar en el área emocional de los niños”.

Hay que recalcar que la dislexia no tiene cura, pero sí puede ir evolucionando u obteniendo mejoras si se descubre a temprana edad.

Las edades para identificar la dislexia suelen ser cuando ya comienzan segundo, tercer grado de educación básica.

“En prebásica no se identifican tanto porque los chicos van más que todo a la estimulación motora, reconocer palabras, pero ya cuando los chicos comienzan a leer, escribir ya primero, segundo grado, tercero, ya los chicos vienen y muestran más esa dificultad que ellos tienen”.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.

Además: Hallan evidencias de beneficios cognitivos en niños por tocar un instrumento musical