Diputados y exdiputados del Congreso Nacional son acusados de fraude y lavado de activos.
in

Uferco presenta requerimiento fiscal contra red de corrupción en el Congreso Nacional por desviar más de L 18 millones

El diputado Alberto Chedrani Castañeda y los exparlamentarios José Oswaldo Ramos Soto, Ricardo Antonio Díaz Aceituno, José Vicente León Rojas y Rodimiro Mejía Merino se encuentran con requerimiento fiscal en su contra por actos de corrupción dentro del Congreso Nacional.

Según las investigaciones de la Unidad Fiscal Especializada Contra Redes de Corrupción (Uferco), estos personajes están vinculados a operaciones fraudulentas y saqueo de fondos del Legislativo durante los años 2013 y 2017.

Los llamados “padres de la patria” estarían coludidos con las Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s) Líderes Comunitarios para el Desarrollo (OLICODE) e Impulso Solidario (OIMSO).

Se precisó que Chedrani y León están salpicados por fraude y lavado de activos, mientras a Ramos, Díaz y Mejía se les asocia por fraude.

Otros requeridos

La Fiscalía también acusó a Dalia Esmeralda Palma Sánchez y Ramón Eduardo Núñez Rodas (presidenta y contador de OLICODE) y José Wilfredo Flamenco Ramírez y Marvin Alexis Sabillón Rivera (presidente y contador de OIMSO).

Vea también: Saqueo en Sedesol sobrepasaría los L 2,000 millones y diferentes ONG’s estarían involucradas

Por otra parte, se imputa a Mirna Lizeth Ham Guzmán, José Jorge Cásula Laínez, Fabio Javier Rodríguez Lagos, Nahun Orlando Osorto Guevara y David Abner Flores Montoya como sospechosos de recibir y cambiar cheques emitidos a su nombre.

Acusación

El Ministerio Público establece que los investigados crearon OLICODE y OIMSO para desarrollar 46 proyectos de microempresas y generación de empleo en Francisco Morazán, Cortés y Copán en los cuales desviaron 18,950,000 lempiras.

Asimismo, se informó que los imputados habrían desviado fondos para gastos personales y de campaña política.

El modus operandi se basó en que los diputados drenaban los recursos estatales, y estos los captaban los directivos de las ONGs para retornarlo a los congresistas en sus cuentas bancarias.

Entre los casos concretos, se conoció que Chedrani percibió 19 depósitos que sumaron más de L2.9 millones, entretanto Ramos fue beneficiario de cuatro depósitos de casi un millón de lempiras.

Puede interesarle: Revelan que exdirector de Támara, Mariano Pacheco, obligó a reos a construirle casa en Yoro