Las carreteras con mayor desgaste son las que van hacia Valle, Lempira, y Copán.
in

2,000 kilómetros de las principales carreteras en Honduras están en mal estado

Las obras de reconstrucción, mantenimiento y supervisión de las carreteras podrían reanudarse esta semana.

Todo depende de la celeridad con que el Gobierno Central gestione el pago de unos 1,200 millones de lempiras que están en deuda con las compañías constructoras y de inspección, control o vigilancia. Los primeros acuerdos ya fueron plasmados en reuniones en las que han participado funcionarios gubernamentales y los contratistas en días pasados.

Y es que la red de carreteras del país se encuentra en un estado de deterioro en sus distintos grados. Se estima que por lo menos 1,700 ó 2,000 kilómetros de las principales arterias viales que conectan la zona central con las rutas de occidente, oriente y el norte están destruidas o muestran daños profundos.

Los conocedores de la industria de la construcción han advertido que Honduras carece de un patrón de ordenamiento y de un programa de mantenimiento de las arterias que conectan al país.

Las rutas que reportan el mayor desgaste son las que van hacia los departamentos de Valle (138 kilómetros), Lempira (263 kilómetros), y Copán (412 kilómetros).

Vea también: ¿Por qué la vacuna contra el dengue no se aplica en Honduras? Esto explica el ministro de salud

Más de 200 kilómetros del corredor entre Tegucigalpa y Catacamas, Olancho, también registran un considerable deterioro, igual que unos 427 kilómetros que se extienden desde la capital hasta La Ceiba, Atlántida.

Numerosos baches hacen difícil el tránsito por unos 400 kilómetros que llevan hacia Trujillo, en el departamento de Colón, de conformidad con la información ofrecida por quienes transitan por ese tramo.

Las carreteras que se encuentran en las mejores condiciones y las que reciben el adecuado mantenimiento son las que se dirigen hacia ciertas partes de la zona sur; Yojoa, Tela y San Pedro Sula, en Cortés; y Comayagua.

La infraestructura es un pilar sobre el cual descansa el desarrollo económico y social del país. A la luz de tal principio es que debe reorientarse la inversión de los recursos en el desarrollo de obras encaminadas a que el estado de las carreteras sea el óptimo.

De lo contrario, Honduras se pone en el punto crítico de que el pésimo estado de las carreteras arrastre el aparato productivo y las oportunidades de desarrollo económico y social del país.

Puede interesarle: ¿Se esperan lluvias para este domingo?, esto pronostica Cenaos