El delantero polaco del Barcelona, ​​Robert Lewandowski, reacciona junto al defensor italiano del Inter de Milán, Alessandro Bastoni, durante el partido de del grupo C de la Champions League.
in ,

El Barcelona se estanca ante el Inter y compromete su pase a octavos de Champions

El Barcelona cayó 1-0 en su visita al Inter de Milán este martes en la cuarta jornada de la Champions League, un resultado que complica su pase a octavos antes de iniciar la segunda vuelta de la fase de grupos.

Un gol del turco Hakan Calhanoglu (45+2) sentenció al equipo azulgrana, que queda tercero del grupo C (3 puntos), tras el líder Bayern Múnich (9) e Inter (6). El Viktoria Pílsen, que fue goleado 5-0 en Alemania, todavía no ha sumado.

La esperanza del Barcelona para estar en octavos pasa por ganar en casa al Inter, la próxima semana, y al Bayern Múnich, que a continuación visitará el Camp Nou.

Dembele, poco productivo

“Una victoria contra un adversario así es lo que necesitábamos en este momento. Hicimos un gran partido, con agresividad y determinación, todos juntos, compactos, concediendo pocas ocasiones”, resumió el técnico del Inter, Simone Inzagui.

Posesión frente a peligro. En la primera parte el Barcelona confiscó el balón (70% de posesión) pero fue el Inter el que rondó el gol.

Ya en el minuto 7, Marc-André Ter Stegen metió la manopla en un excelente disparo lejano de Calhanoglu.

Incluso el Inter llegó a marcar (28) cuando el argentino Joaquín Correa se recorrió medio campo para driblar al arquero alemán y marcar. Fue anulado por fuera de juego.

El Barcelona, poco inspirado, fiaba su éxito al de Ousmane Dembele en la derecha, pero el extremo francés, con un gran volumen de juego, no era capaz de fabricar ocasiones de gol, sin sumar ni un disparo ni acertar con un regate en la primera parte.

Tras su aviso, Calhanoglu sí acertó a la segunda, al aprovechar desde la frontal un pase de Federico Dimarco para convertirlo con un potente y colocado disparo.

En la segunda parte el Barcelona intentó dar un paso hacia adelante, pero la falta de imaginación durante sus posesiones penalizaba a Robert Lewandowski, inexistente debido a que sus compañeros no le habilitaban.

Lo que le faltaba al equipo dirigido por Xavi, en el 55 se lesionó el central danés Andreas Christensen, con una herida en su tobillo izquierdo tras una dura entrada. Entró en su lugar Gerard Piqué.

Piqué suple a Chistensen

Después de que el francés Jules Koundé y el uruguayo Ronald Araújo se lesionaran en la tregua internacional, el técnico español pierde a su tercer central, por lo que Piqué, que partía como quinto zaguero, gana protagonismo. 

A la hora de juego llegó la primera ocasión clara visitante. A bandas cambiadas, el brasileño Rapinha inició la jugada en la derecha y Dembele, ahora en la izquierda, disparó con todo a favor para toparse con la madera.

Xavi se la jugó dando entrada a Alejandro Balde y Ansu Fati por Marcos Alonso y Rapinha (64).

Y el Barcelona llegó a celebrar el empate (67). Dembele había acertado con un regate y un centro desde la derecha y Pedri aprovechó la mala salida del camerunés André Onana para marcar.

Pero Ansu Fati había tocado el balón con la mano en el salto con el arquero y el árbitro anuló la jugada tras consultar el VAR.

En los últimos minutos el Barcelona se volcó en el área interista, pero sin lograr sacar recompensa.

Xavi se quejó de que el árbitro no señalara un penal por mano del holandés Denzel Dumfries en el descuento: “Para mí es clarísimo, deberían salir a dar explicaciones de lo que ha pitado, a mí no me las ha dado, me voy cabreado”.

Vea además: Justicia italiana pide extradición de Robinho, condenado a 9 años de prisión